Córdoba es la primera provincia andaluza en superficie cultivada de ajo